19 de febrero de 2009

FERMENTO


Aparando en el zaguán de tu suspiro,
recojo caricias que cuelgan mi ropa
y me vacían del trance desértico
que es
darme de bruces con mi infancia,
notar la helada de las canas.
Y de la vecindad de los cuerpos,
rezuma licor de ardentía
en mi alambique de versos.

Aguzando la recién llegada ternura,
sorprendo a mis manos con tu presencia
y abandono la rancia coincidencia
que es
hallar mi imagen en el reflejo de la duda,
disiparme en el abrazo de la rutina.
Y de tus latidos tenaces,
asoman besos coordinados
con la magnitud de mis carencias.

Atrapando el anochecer en tu cama,
redimo la serenidad de mi rebeldía
y me pretendo con una existencia en propiedad
que es
arrinconar los verbos del ayer y las muletas del quizás,
reventar la embustera percepción de mi ténue tránsito...
Y quiero dar lustre a mi voz,
y que no deje de sonar "Little Wing",
y que a ti y a mí nos cuente el pie derecho de John Fante...

(Raquel T., en Reflexiones sin filtro.-, 2008-2009)

39 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

Impresionante, la princesa que crece desde este fermento. Magnífico poema desde el espejo de la infancia y dispuesta a abandonar el quizá...
Extraordinario, cielo. Con este fermento atreverme quiero a mirar desde las más altas torres.
Bellísimo, linda niña.
Un beso lleno de orgullo.
Izaskun

impersonem dijo...

que es... recuerdos, dudas y decisiones.

Tu poesía está llena de imágenes que tú colocas magistralmente en el ritmo de los versos... condensas emociones...

Saludos.

ybris dijo...

Darse de bruces con el tiempo,
hallar nuestra imagen en la duda
o, quizás, las dos cosas...
Eso es:
desierto, coincidencia y rebeldía.

Tu voz no necesita más lustre que versos como estos.

Besos.

Arantza G. dijo...

El tiempo nos impone recuerdos que nosotros metemos en la mochila, mientras contemplamos nuestra imagen, crecida por el paso de los días.
Un beso

Juan Cairós dijo...

Eres un anhelo tan nutrido de verdad y belleza, que obligas a nuestras mentes a hartar en su poderosa esencia.

Nos invitas siempre con una copa llena,generosa y henchida de alegría.
Rebosas, Raquel, en cada verso hay hartura y consuelo, aunque veamos dolor, nos regocijamos en su impecable hermosura.

Tiempo, Amor, Deseo, Alegría...

Estas palabras retumban y golpean...
¿Hasta cuando niña?
Aún no hemos visto una aurora y ¿ya hablamos de ocaso?.

No es justo sentenciar en unos minutos un poema del alma como éste, tan carente de espacio y tiempo... ronda el infinito.

Para mí, todo lo que haces es demasiado hermoso como para dejarlo en las decrépitas manos del tiempo.

En mi pecho han florecido tus versos, todo lo que has hecho es un jardín...En mi espíritu hay un sitio para tu fermento...no exagero, si hacemos lo que hacemos, por lo menos que tenga sentido.

¡Un abrazo muy muy grande y dos besazos!

Yurena Guillén dijo...

El paso del tiempo... Cuestión que altera nuestros estados de ánimo. Creo que recién comienza el vuelo, Raquel, como para preocuparse por darnos de bruces. Tus poemas encierran verdades aplastantes, hermosas y certeras que se esconden detrás de versos delicados e imágenes exqusitas.
Siempre he sentido fascinación por la gente que es capaz de crear poesía, buena poesía... Me parece un trabajo tan complicado que, cuando el resultado es como el que tu nos regalas generosamente, no me queda otra que rendirme ante tus versos. Un abrazo grande Raquel.

AliaS dijo...

todas estas canciones están siendo la banda sonora de mi tarde, mientras voy de un lado a otro preparando la mudanza. y vengo, me siento, te leo y me dejas derrapando.
me dejas sonriendo, pensando, releyendote. a mí tmbn me alegra mucho saberte allí, escribiendo.
la pulsión de los sentidos.

sigo escuchando tus canciones
beso enorme linda!

Beeril dijo...

El tiempo de soñar, de aspirar y eshalar el aire despacio, sin prisas... Eso es tener un buen recuerdo de ello: saber que estás en paz contigo mismo...

Abrazos desde Irlhadia!

Condevolney dijo...

Precioso “recojo caricias que cuelgan mi ropa”, escuchando a Dylan, compones la inasible belleza de lo incognito con tal frescura, viento de poetisa que hace pararse a la brisa para leer tus poemas, grandeza que hoy emerge del Fermento. Mi mismidad también quiere que no deje de sonar Little Wing de Hendrix, aunque me encanto el directo de Clapton cuando era Derek and de Dominoes, y ese pie derecho de Jhon Fante otra genialidad que hace de su vagar por el lado peligroso un final digno de tu arrebatador “que es” un “arrinconar versos del ayer y las muletas del quizás” para al fin encontrar la verdad. Exquisito querida Raquel.

Desde el alma farolera lo celebro enviándote un besote en verso.

El sereno de los faros dijo...

Impresiona tu intimidad revelada. Realmente iría a Barcelona para darte ésta emoción instalada. Soy un tipo común que a veces vuela. Pero no tanto...

te dejo un beso al menos.

Beeril dijo...

Hola guapísima!!! Gracias por tu comentario!! Me haces feliz sabiendo que tú lo eres!!!

Por cierto, pasa por Irlhadia, hay dos regalitos para ti... Espero te gusten!!!

Abrazos desde Irlhadia!

PIZARR dijo...

Me he emocionado comentando en tu caligrafía secular y me he olvidado de darte las gracias por esa compañía en los malos momentos. Sentir a tanta gente tan cerca me ha hecho los días un poco menos intensos.

Las letras de este "Fermento" me llenan los ojos de imágenes reales y me gusta eso de arrinconar los verbos del ayer y las muletas del quizás...

Gracias por tus versos

Un beso

JuanR Cuchhi dijo...

en ese Fermento añoramos algunos, días de vinos nuevos, de cosechas a salvo de las lluvias de Agosto, aunque sabemos de lo cerca que estamos de la pudrición de nuestra Valentía.

eres la mejor Poeta que tengo el gusto de leer, soy libre diciéndomelo.

besos por Ser.

Gárgola dijo...

Raquel, siempre me cuesta comentar lo que más me gusta porqué las palabras quedan pequeñas para expresar. Tu calidad poética y tu talento merecen lecturas, relecturas y dejan el estremecimiento de concebir la poesía como una rebelión y una revelación. Motor del deseo y de la génesis, que al final se mezclan en el horizonte del riesgo. Deleite y aprendizaje.
Gracias.

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Leo el comentario de Izaskun y dimito de mis responsabilidades, es imposible decirlo mejor.

Pero no venía sólo por leerte, venía para darte las gracias.
Me he sentido muy arropado y querido.
Muchas gracias Raquel.

Besos.

Raquel T. dijo...

Izaskun: Gracias, mi reina, por tu ser, tu estar, tu parecer. Y por tus palabras, que, para mí, siempre llegan desde esas altas torres tuyas, rozando nubes y conquistando estrellas... Sí, Izaskun, dejemos el quizás y guardemos sólo las sonrisas de la infancia para subir hasta el mirador de un mañana azul.
Abrazos de altos vuelos...

Raquel T. dijo...

Impersonem:
Recuerdos, dudas y decisiones, realidades tan inherentes a nosotros, amigo Impersonem, que no deberíamos temerlas, sino comprenderlas. Gracias por tus palabras, siempre animosas y serenas aquí, siempre observadoras y verdaderas en todas partes.
Abrazos recordados y, sin duda, decididos ;) ...

Raquel T. dijo...

Cierto es, amigo Ybris, que encontrarse con los ojos del tiempo y con la cercanía de la duda nos coloca ante una no muy cómoda coincidencia, árida y solitaria a veces, pero que puede animar la chispa de la rebeldía, como bien ordenas. Quizás es que tiempo y duda son, al fin y al cabo, necesarias para descubrirnos tal cual somos, en algún momento y lugar.
Gracias por tu afirmación y por el brillo que tú das a mis versos con tu llegar y estar.
Abrazos rebelados y muy pulidos...

Raquel T. dijo...

Arantza G:
El tiempo impone demasiado y, a menudo, dejamos que lo haga impunemente, como si no pudiéramos opinar acaso sobre nuestra propia brevedad. ¿Podemos escoger lo que metemos en esa mochila, amiga Arantza? Y, si no tenemos la respuesta demasiado claro o nos lleva mucho de ese tiempo indemne hallarla, ¿podemos, siquiera, intentar la elección?
Gracias siempre por llegar y quedarte, Poeta.
Abrazos de la mejor carga posible...

Raquel T. dijo...

Juan Cairós:
Tiempo, Amor, Deseo, Alegría... Grandes Verdades citas, mi karma Juan, y todas se hacen siempre con tus palabras y tu persona, de manera que debo confesarte, por si no lo sabías, que estás poseído irremediablemente por ese casual misterio que es la Vida... Creo que también padezco de ese dominio gozoso, de manera que no podemos ser ajenos a nada, lanzándonos a la aventura de sabernos y perfilar nuestro contorno. Y es ahí donde podemos hallar esa alegría, ese consuelo, esa esencia, esa copa llena (¡y que no se vacíe!)...
Y en todo ese caminar, a menudo, percibimos que poco tiene que ver el tiempo, que éste sólo es una noción de longitud en la amplitud de una existencia, así que no, amigo Juan, no le entreguemos nada porque sí, ni versos, ni días, ni almas, sino que cuidemos de ese jardín en el que, sin duda, crecerán palabras de rosas antiguas injertadas con expresión de frescos nardos.
Gracias por todo, todo, por ser por dentro y por fuera, por merecer a todas horas.
Abrazos de Atlante ;) y besos a su medida, Space Cowboy...

Raquel T. dijo...

Yurena Guillén:
Es muy verdad eso que afirmas, amiga Yurena, de que es el tiempo el que, con su trancurso, altera nuestro ánimo, y creo que debiera ser mucho más cierto que fuera nuestro estado de ánimo el que alterara nuestro tiempo, para así encontrar más sonrisas por minuto o más ratos por descubrir a la semana ;)
Y si de rendición hablamos, pues yo la practico a diario con tus evocadoras historias (¡pues claro!), que tanto me traen y a tanto me llevan.
Abrazos fascinados ante el Atlántico...

Raquel T. dijo...

AliaS:
Canciones compartidas, canciones doblemente amadas, amigo AliaS, como doblemente amado y bien hallado es que regreses y lo hagas para quedarte. Qué buena sensación me produce esa de hacerte sonreír y pensar (¡incluso derrapar!;) y, como tú, saberte allí, allende, leyendo, releyendo...
Te debo tantas visitas como latidos del alma, espero verte pronto entre cajas y paquetes ;)
Abrazos que vuelan, hasta allí...

Raquel T. dijo...

Beeril:
Siempre sé que has venido, amigo Beeril, porque dejas aquí el fresquito de la hierbabuena y la serenidad de Irlhadia... Y cierto es: ha llegado el tiempo, estamos en el ahora de una paz merecida por haber librado la batalla en conquista de la memoria. Buen recuerdo, mejor presente. Gracias por traerme Irlhadia...
Abrazos "bagajeros" para mi "irlhadiense"...

Raquel T. dijo...

Condevolney:
Descubrir la nobleza de tu alma farolera, amigo Conde, fue revelación agradecida eternamente, pero descubrirte en este hogar de todos, es elevación al infinito de aquel primer descubrimiento. Con revelación y elevación, tú sí paras, no sólo la brisa, sino el instante que se ha acomodado en este rincón, y, mientras todo se detiene porque llegaste, tampoco yo quiero que calle el poeta Dylan, ni el indio Hendrix, ni Clapton con su "Brownie", ni que John Fante deje de preguntarle al polvo... Gracias, muchas, por presencia, palabras y alma, siempre farolera, por favor.
Abrazos de todas estas verdades encontradas...

Raquel T. dijo...

El Sereno de los Faros:
Bienvenido y bien hallado, Sereno, haz de esta tu casa y acomódate. Un placer y una alegría que llegues desde lejos para que todos estemos cerca. Gracias por tus palabras, que dejas con esa emoción que siempre puedes traer y con una sensibilidad especial como compañera. E, indudablemente, si algún día vuelas hasta Barcelona (¡nunca se sabe con esos vuelos!), no dudes en compartir un saco de tus horas con mis Bagajes de carne y hueso ;)
Abrazos, más y al menos...

Raquel T. dijo...

Beeril:
Gracias, amigo Beeril, muchas gracias por tus regalos, por hacer de esta casa la tuya y por hacer de Irlhadia la mía... Entre tú y yo, ¡felicidad compartida!
Abrazos de nuevo, agradecidos y con fuerza emocionada...

Raquel T. dijo...

Pizarr:
Esta casita, que también es la tuya, se vuelve fiesta cuando llegas, después de todo, después de tanto... Y después de todo, aquí estamos, y yo estoy feliz por el encuentro, porque puedo notar de nuevo esa brisita fresca tan tuya y que tanto repartes. Me alegra que hayas disfrutado de esa Caligrafía en la que todos estamos un poco y que te haya gustado este Fermento, que espera serlo de mucho, o de todo (¿por qué no?). Y, por supuesto, sigue contando conmigo, porque estaré, como extraordinariamente bien tú dices, sentada en el lomo de las palabras, en las mías y, sobretodo, en las tuyas...
Abrazos con tu luz y tu fuerza...

Raquel T. dijo...

JuanR:
Y este Fermento trae todo para todos, amigo JuanR, y llegarán esos días por estrenar con vino reciente, de cosechas salvadas en los brazos de Septiembre, y la valentía ya no será una temeridad, sino el estado natural de la voluntad...
Y por cierto: eres el mejor Amigo que tengo el gusto de que me deje palabras del alma en el rincón de la emoción. Gracias, y muchas, por entretejer destinos...
Abrazos, por estar allí, aquí, en todos lados...

Raquel T. dijo...

Gárgola:
Amiga en el verso, en la lectura, en el aprendizaje... Tus palabras nunca se quedan pequeñas, porque las tienes todas y las tratas en un taller de inteligente artesanía y delicada emoción. Deleite, realmente, es contar contigo y con tu apoyo, ya que, rebelación y revelación no serían lo mismo sin percepciones y compañías como las tuyas. Gracias por todo y para todo.
Abrazos muy, muy cercanos...

Raquel T. dijo...

Toro Salvaje:
Gracias a ti, querido Toro, gracias muchas, todas, a granel, por volver, por acompañarnos de nuevo en este viaje, por querernos compañeros... Mi alegría es grande cuando te veo de nuevo por aquí y cuando te leo de nuevo por tu casa, con ánimo y con "hambre" de luz, mucha luz... Y, por supuesto, te lo confirmo: ERES muy arropado y querido en esta, tu casa, en esta, compañera de camino, todo lo largo que sea. Cuenta siempre conmigo.
Abrazos de feliz regreso y mejor reencuentro...

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Atrapando el anochecer en tu cama,"

bendita jaula!
jajajajaj
Saludos

salvadorpliego dijo...

Tienes buena pluma, poeta. Te felicito por este versar.

Raquel T. dijo...

La sonrisa de Hiperión:
¡Jajajaja!... Pues sí, amigo Antonio, la mejor jaula y el más buen encarcelamiento que pueda imaginarse. ¡Así, se delinque cada día! Reincidente por anhelar el edredón, ¡jajajaja!
Gracias por venir, Antonio, sonrisa y cariño siempre están en tus palabras.
Abrazos de colchón mullidito...

Raquel T. dijo...

Salvador Pliego:
Es un placer, Salvador, que hayas llegado hasta aquí desde los blogs vecinos, un placer y todo un honor. Me alegra muchísimo el día y el alma tu visita, con la que me regalas palabras grandes y animosas. Muchas gracias por dejármelas, las conservaré más que bien. Te visito...
Abrazos de admiración...

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

bendecida eres
en tus letras de luz...

te bendigo,
con paz&amor

Isaac

Raquel T. dijo...

Isaac:
Tus bendiciones salen del corazón para llegar a lo más profundo, amigo Isaac, y allí permanecerán en lo bueno y en lo malo. Que nunca falte tu espíritu hecho bendición, ni tu bendición llena de tu espíritu.
Abrazos henchidos de luz y cariño...

Antonio Castellón dijo...

Amiga Raquel, sorprendo a mis manos con un premiecillo que lleva tu nombre...
¿Quieres recogerlo?

Me he tomado un vasito de tu alambique de versos, y he de decir que me encanta su licor.

Un abrazo, poeta de caricias y fermentos.

Raquel T. dijo...

Antonio C.:
Amigo Antonio, algo tarde, pero certera, llego hasta tus palabras, para agradecerlas profundamente y para invitarte siempre que quieras al licor que se prepara en esta casa.
Te agradezco también muchísimo tu regalo, que me llega en forma de nueva emoción y lleno de ese cariño tuyo, tan especial.
Gracias siempre por estar siempre...
Abrazos fermentados y listos para hornear...

Dédalus dijo...

Bravo, Raquel. Bravo por cada una de tus palabras y por el tino con el que las entrelazas y haces de ellas versos y un poema como el de hoy, en el que la idea de fermentar aparece en estado químicamente puro... conducida por tu sabia mano.

Un beso.

Gracias al amigo Antonio y a su Cuaderno Nocturno
Gracias al amigo Beeril y a su Irlhadia