4 de febrero de 2009

Caligrafía Secular (I)


"Uno a uno, todos somos mortales. Juntos, somos eternos." (Apuleyo)

* Para todos los que escriben, porque así lo sienten, porque así lo quieren *

La distancia que existe entre pluma y pensamiento
traza una espiral henchida de una piel por contar,
de un dechado vital por verbalizar,
que fluctúa entre salientes de existencia,
que dialoga con vuestra mirada,
que abraza la percepción.
Nos desvestimos tras la metáfora,
transitamos por lo inefable,
conversamos con el ingenio,
con la voluntad de mezclar tinta y latido.

La distancia que hay entre decir y haber dicho
explica un puente entre presente y recuerdo,
un cordón umbilical para el mañana,
que contiene el afán de las letras,
que conserva la palabra inaudita,
que vela por la célula del verbo.
Erramos por la curvas vocálicas,
permanecemos en la duda de la idea,
exprimimos el corazón de la expresión
para destilar ambrosía morfológica.

La distancia que media entre página y vivencia
recorre el espíritu callejero de la frase,
la mirada recursiva del grafito,
que observa el grito del verso,
que aprehende el horizonte del párrafo,
que contempla el acento de la creación.
Nos reconocemos en el instante del vocablo,
abandonamos huellas en cada puntuación,
esculpimos nuestra presencia en pausa y significado,
por querernos eternos como lo plasmado...

(Raquel T. en Reflexiones sin filtro.- 2008-2009)

36 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Espléndido Raquel.

Menuda exhibición.

Me ha gustado todo, tú si que mezclas maravillosamente tinta y latido.

Lo haces con magia y belleza.

Te aplaudo otra vez.

Besos.

Yurena Guillén dijo...

Porque así lo sentimos, porque así nos haces sentir...
Excelente "reflexión sin filtro". Cualquier escritor se podría ver reflejado en estas líneas. Tus palabras son justas y exactas. No sobra nada y no falta nada.
Me alegra haberme topado con tus letras, Raquel. No sabes cuánto.
Te mando un gran abrazo de admiración.

Arantza G. dijo...

Magnífico texto.
Te felicito por haber plasmado mis pensamientos.
Un beso.

Antonio Castellón dijo...

Y qué placer, amiga Raquel, cuando se camina esa distancia, que alivio por haber por fin dado forma a aquello que pulsa por salir.
Me gusta mucho este poema tuyo, pero permíteme que te haga una brevísima anotación sin filtro: no creo que todo ese trabajo lo hagamos "por querernos eternos como lo plasmado"; de hecho, una vez escritas, las letras no se tornan en figuras de bronce ni en pirámides, son sólo mínimas huellas sobre la arena, y nosotros hace rato que nos hemos ido.

Un abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Fantástico, como princesa de cuentos aún no escritos que eres. Bellísimo, Raquel, como todos los frustrados latidos que no dejaron huellas ni manchas, pero fueron. Apasionante, como tú.
Muchas, muchas felicidades.
Izaskun

Antonio Castellón dijo...

Raquel, cuando puedas te pasas por mi cuaderno. Hay allí una cosita para tí.

Un abrazo.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

La distancia que existe entre tus palabras y la indiferecia es infinita. Te felicito por ello.
Un saludo

La sonrisa de Hiperión dijo...

"La distancia que hay entre decir y haber dicho
explica un puente entre presente y recuerdo,"

Nunca hay palabras que resistan el tiempo. Sólo los hechos y las buenas o malas formas permanecen. para bien o para mal.
Saludos!

impersonem dijo...

Contenido...cadencia...ritmo...

Un buen paseo por la arquitectura poética...por el sentimiento...

Saludos.

Beeril dijo...

Y es que no hay nada que pueda impedir que alguien se exprese (en tucaso, de manera maravillosa) en una hoja de papel o frente un ordenador...

Gracias por tus ánimos de recuperación. Aunque no te lo creas, sigo en ello, pero me apetecía escribir, como bien dices...

Saludos desde Irlhadia!

Agustin Lopez dijo...

Hola Raquel, el primer ojeo a Bagajes me dije siguela, al siguiente, quedate.
Una fortuna para mi, haber tropezado con Bagajes.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Y después hay gente que dice
que la magia no existe!!

paz&amor

isaac

Musique* dijo...

(también callo)

Kiko dijo...

el universo onírico de las palabras, que sólo esperan que alguien se atreva a hacer un puente de tinta para invadirnos. A menudo he pensado que tienen vida propia y me utilizan más ellas a mi que yo a ellas... Crean su propia eternidad igual que nosotros intentamos crear la nuestra. Las que salen de los puentes que les fabricas siempre merecen la pena!

Raquel T. dijo...

Toro Salvaje:
Gracias de nuevo, amigo Toro, por tu gesto, por tus palabras... Te las doy y te las daré, porque sólo por tu presencia constante, repleta de ánimo y cariño, todo esto vale la pena. Yo te devuelvo el aplauso y te lo envuelvo de admiración.
Abrazos muy, muy agradecidos...
Yurena:
Pues dicen que difícilmente sucede la casualidad, y lo creo, porque también a mí me alegra mucho haber encontrado tu casa y haberme quedado en ella, porque letras y autora están hechas de la más contudente autenticidad y generosidad.
Te devuelvo ese abrazo admirado y cariñoso...

Raquel T. dijo...

Arantza:
Me alegra que también te sientas identificada, poeta, porque en la palabra nos reconocemos y a través de ella, tendemos puentes y estrechamos manos y distancia, como lo hacemos cada día aquí.
Abrazos muy cercanos, querida Arantza...
Antonio Castellón:
Cierto, amigo, que es un consuelo expresar lo que no tiene más remedio que expresarse, y más que consuelo, es una necesidad, convertida ya en básica.
Y es lógicamente cierto que las palabras no perduran en lo físico, porque no se materializan, pero creo, amigo Antonio, que, cuando escribimos, y haciéndolo de la forma que nos pida esa necesidad, somos personas distintas a las que se mueven por el resto de horas, convertimos nuestra esencia en algo que, durante el tiempo de escritura, trasciende nuestro yo y nos lleva al límite que hay en nuestra individualidad, de manera que creo que en esos momentos tenemos la clara intuición y casi la convicción de estar dejando una estela de historias, un legado de pensamientos, que se nos aparecen con el brillo de lo perdurable. Quizás no es la eternidad absoluta de las grandes plumas (lo más parecido a las pirámides y al bronce) lo que buscamos, sino el momento, concreto y feliz, de sentir nuestra esa misma eternidad.
Abrazos todo lo duraderos posible...

Raquel T. dijo...

Izaskun:
Mil gracias, reina. Palabras áulicas de áulica persona, noble presencia constante. Y sí, fueron latidos, Izaskun, y no sólo fueron, sino que no tarda mucho el tiempo en demostrar que esos que fueron, pese a la frustración, son tan importantes y decisivos como las exitosas para completar el inmenso ciclo de un corazón común.
Abrazos de palacio sistólico...
Antonio Castellón:
Muchas gracias, Antonio, gracias. Y en cuanto a la emoción... ¡Jajaja! Pues soy emotiva "de fábrica", pero estos días, por situaciones varias, estoy algo más susceptible, sí, así que tu regalo ha sido me ha traido alegría y ánimo.
Abrazos de nuevo y de viejo, y de siempre...

Raquel T. dijo...

Antonio Ruiz:
Gracias por tu estancia y por tus palabras, Antonio, son todas tesoro que guardo. Y sí, amigo, hay que correr rápido si algún día nos persigue la indiferencia, porque, si nos atrapa, perderíamos mucho durante el camino, y con ello, la ilusión y las ganas de conocer, que deben habitar con nosotros.
Abrazos curiosos tras los cristales...
La Sonrisa de Hiperión:
¡Y te doy la razón gustosa, amigo Antonio, al menos, en parte! Porque es muy verdad verdadera eso que dices, que son los hechos los que se hacen fuertes y hablan a voces ante el tiempo que pasa. Pero considero, Antonio, que escribir cambia nuestra realidad, en tanto en cuanto creo que las palabras también pueden cambiarla en cierto modo, y así que quizás es bueno no quedarnos impasibles ante las que nos surgen, para que a los que las leen no pueda sucederles lo mismo.
Abrazos que no sólo queden en la intención ;)
PD. ¡Me encanta tu "corredera", amigo!

Raquel T. dijo...

Impersonem:
Ante todo, bienvenido Impersonem, has llegado a tu casa y aquí está, para cuando quieras disfrutarla. Muchas gracias por traerme tus palabras precisas y animosas y dejármelas, florecidas, en la ventana.
Abrazos bienhallados...
PD. Te visito, compañero...
Beeril:
¡Alegría al verte de nuevo! Buenas noticias esas que hablan de que estás mejor y, por lo que he visto y leido, con fuerzas renovadas ;) Me alegra también de que esas ganas de escribir te puedan, Beeril, porque Irlhadia tiene mucho y bueno que decir. Te animo, pues, a llenarla de letras, que las estamos esperando, amigo.
Abrazos de impulsos caligráficos... ;)

Raquel T. dijo...

Agustín:
Gracias y muchas, Agustín, por llegar y quedarte, también es ésta tu casa. Para mí es también un afortunado hallazgo el tuyo, porque así también yo te he encontrado... ¡Y a tu fantástica y bonita Estepona! Bienvenidos a los dos.
Abrazos de encuentro...
Isaac:
Pues sí que existe la magia, sí, amigo Isaac, y ésa misma es la que dejas aquí siempre, tras tu visita. Y a la magia, añades paz y amor, de los que siempre llevas, y todo resulta una maravillosa mezcla de tu generosidad. Gracias por todo.
Abrazos de luz, claro... ;)

Raquel T. dijo...

Musique*:
Gracias por llegar, Musique*, por permanecer y dejarme otro regalo en la ventana. Considérate también en tu casa. Y también muchas gracias por todo lo que me dice tu silencio, que es mucho, que es casi todo...
Abrazos de silente bienvenida...
PD. Llamaré a tu puerta...
Kiko:
La alegría y el placer de volver a encontrarte son proporcionales a la sutileza y el acierto de tus palabras, amigo Kiko. Porque esa vida propia de palabras y expresiones, ese su impulso que nos conduce, siempre aspirará, de una u otra forma, a quedarse en la posibilidad de lo que permanece. Gracias por tu presencia y la de tus letras.
Abrazos alegres al verte...

aLba dijo...

gran texto :)

aLba dijo...

gran texto :)

Raquel T. dijo...

Gracias por llegar y quedarte, Alba, son una alegría tu visita y tus palabras, gracias por ambas. Estás en tu casa, pasaré por la tuya ;)
Abrazos recién llegados...

Condevolney dijo...

Exquisita ambrosia morfológica, destilada en este alambique divino que es Bagajes, licor de versos que hacen embriagarme de su verbo, preñado de esa fragancia que solo vierte el poeta, ¡huy, perdón por Artemisa! quise decir la POETISA. Bien por Apuleyo, juntos somos uno, mente global del universo en percepción unitaria, arma letal de Krishnamurti.

Mi alma farolera, aunque siempre con retraso y agradeciendo tu paso, se graba a fuego el parnaso de Raquel T, consagrado plenamente a la belleza y la inasible presencia de lo incognito.

Y quedo suspirando un fuerte abrazo en verso.

Beeril dijo...

Hola, pasaba por aquí y me he dicho:
vamos a saludarla por San Valentín!!

Je je! Y aquí estoy!

Saludos desde Irlhadia!

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Vine a dejarte
besos, bendiciones
luz y cariño!

Paz&Amor

Isaac

sergio astorga dijo...

Raquel, me reconozco en la letra que nos nombra y en los bagajes que nos llenan.
Un abrazo de signos.
Sergio Astorga

AliaS dijo...

hacía tiempo que no pasaba por tu jardín de poesías e imágenes admirables. ha pasado tanto niña! altibajos como este mundo pero aqui regresado y dichoso de leerte nuevamente y de sentir cómo tus latidos son verdaderamente tan intensos como para cruzar un océano y llegar a estas comarcas al sur del hemisferio.

lo sabés, a su merced guapa!
cómo no estarlo ante tanto torrente de poesía de belleza de pasión

besos

Raquel T. dijo...

Condevolney:
Pues, precisamente, brindemos con ese licor de versos por esta bienvenida que te doy, noble y ennoblecido compañero. Me alegro de que hayas llegado y te hayas quedado en estas letras y en esta casa, que ya son también las tuyas. Y sí Conde, bien por Apuleyo, bien por Krishnamurti: todos sin definirnos de un lugar, sin incluirnos en una creencia o sin pertenecer a una raza, sino todos formando parte de una misma voluntad hecha consciencia e idéntica dirección. Estupenda idea de futura, como estupenda tu presencia y las palabras que me regalas, infinitas gracias por ambas, Conde.
Abrazos unidos a esa gran mente global...

Raquel T. dijo...

Beeril:
Gracias algo tardías por tu felicitación, amigo Beeril. Y gracias por pasarte a dármela... ¡Vuelve todos los días del resto del año! ;) Siempre es estupendo verte.
Nuevos abrazos...

Raquel T. dijo...

Isaac:
Ya decía yo que tenía energías renovadas, ya... Claro, y es que llegó Isaac y me dejó tonaladas de su luminoso espíritu aquí, lo cual es un privilegio constante ;)
Gracias por tu cariñosa presencia, Isaac, gracias por tu fuerza, amigo.
Abrazos de paz y regreso...

Raquel T. dijo...

Sergio:
Feliz estoy de que te reconozcas en esta casa, amigo Sergio, porque las puertas de la tuya siempre están abiertas y me gusta reflejarme en sus acuarelas, en sus versos y en la caricia mágica de sus historias. Feliz estoy también de que estés por aquí, mezclando tus antojos con los nuestros...
Abrazos alegres y bienhallados...

Raquel T. dijo...

AliaS:
No sabes cuánto me alegro de que estés de regreso, amigo AliaS, mucho, mucho...
Seguro que hemos vivido muchas cosas, amigo, aquí dentro y allá afuera, pero me quedo con la emoción de reencontrarte, a ti y a tus palabras, que agradezco con la fuerza de ese océano que es un placer cruzar para "verte" de nuevo. Gracias por llegar otra vez, por quedarte otra vez, y también yo estoy a su diposición, vuecencia ;)
Abrazos de alegría de vuelta...

El sereno de los faros dijo...

Ingenio, piel, latido, tinta verbalizada. Palabras justas en un texto recordable. Para recordárselo siempre que se pueda. Para desempolvarlo de la mesita de luz.

Escribes sin otro filtro que tu inteligencia. qué bueno que asi sea.

PIZARR dijo...

Me ha encantado Raquel, que maravillosa manera de expresar, cuanta belleza al hablar d ela palabra.

Con razón decía ayer que a menudo me subo a la grupa de algunas palabras... me acabo de subir a las tuyas.

Un beso

Gracias al amigo Antonio y a su Cuaderno Nocturno
Gracias al amigo Beeril y a su Irlhadia